Según estimaciones de las compañías encargadas de entregar informes anuales sobre temáticas generales de la sociedad, en las proyecciones para el año 2019 se estipula que habrá más de 6 mil millones de personas con smartphones, un 70% de la población mundial.

Sorprenden los números, pero, tener algo en tu mano que desconoces, puede ser un peligro. Por eso, para ayudarte a utilizar tu smartphone de la forma más eficaz e inteligente posible, realizamos un repaso sobre qué son las aplicaciones, los diferentes sistemas operativos que existen y cómo bloquear el acceso a los niños, entre otros temas importantes a tener en cuenta cuando se tiene un teléfono móvil.

A diario nos hacemos todo tipo de preguntas sobre las aplicaciones que ya tenemos instaladas o las que queremos instalar, como: ¿En qué me fijo antes de descargar una aplicación? O ¿A qué datos pueden acceder las aplicaciones de mi móvil?

Responderemos a estas y muchas más cuestiones para que usar tu smartphone sea placentero y no genere un mar de dudas e inseguridades, sino al contrario, te simplifique un poco más tu vida diaria y sea una gran ayuda para solucionar controversias que se presenten, como conocer dónde estás, la ruta para ir a tu lugar favorito o simplemente entretenerte jugando.

¿Qué es una aplicación móvil?

Si bien estamos en tiempos de tecnología y es difícil que alguien no sepa qué es una aplicación móvil, hay quienes creen saberlo y no tienen una noción cierta de lo que en verdad refiere el concepto.

También llamada App, una abreviación derivada de la palabra en inglés “Application”. El concepto de aplicación móvil o app refiere a una aplicación de software, de creación informática, que se instala en los diferentes dispositivos móviles que existen.

El objetivo de una aplicación móvil es facilitarle al usuario la concreción de las tareas diarias, gestionar sus actividades y, también, proveerle momentos de ocio. Al día de hoy encontraremos millones de aplicaciones en las tiendas, por lo que nuestras necesidades estarán cubiertas en su totalidad.

Dependiendo el tipo de uso que le demos a nuestro smartphone tendremos aplicaciones móviles dedicadas a tareas profesionales como la gestión del tiempo y la productividad o simplemente de comunicación y ocio como la mensajería instantánea o los reproductores de video.

Si tienes en tu propiedad un smartphone, entonces, también tendrás más de una aplicación en él. Para conocer un poco más sobre las aplicaciones móviles, las clasificaremos entre las app nativas, app webs y las aplicaciones híbridas.

Apps Nativas

Son aquellas apps desarrolladas mediante un lenguaje y entorno de desarrollo específico, funcionando solamente bajo un sistema operativo determinado.

Las aplicaciones nativas cuentan con una gran ventaja respecto de las demás app, y es que, gran parte de estas, no requieren acceso a internet para su funcionamiento. La descarga e instalación de este tipo de aplicaciones se realiza mediante la tienda.

Cuentan con una gran capacidad de adaptación hacía el resto de las funciones que tiene nuestro smartphone y el hardware y software con el que cuenta, como pueden ser el GPS o la cámara.

Si bien solo pueden ser utilizadas por aquel smartphone que posea el sistema operativo para el cual esta aplicación fue desarrollada, depende de la compañía desarrollar una para cada tipo de sistema operativo existente.

El mayor ejemplo de aplicación móvil nativa en la actualidad lo vemos con el fenómeno de la mensajería instantánea,  WhatsApp. Otro claro ejemplo remonta a la compañía de Mark Zuckerberg, líder en redes sociales, Facebook.

Web Apps o aplicación web

Las web apps son aplicaciones desarrolladas bajo lenguajes de desarrollo web, como HTML y CSS. Están programadas sin distinción de sistema operativo y se pueden utilizar desde cualquier navegador que tenga tu smartphone.

Si bien hay contar con conexión a internet para poder utilizarla, en su favor podemos afirmar que no se necesita descarga ni instalación previa para su uso. La mayoría de ellas no se encuentran en las tiendas (Apple Store para iOS).

Su uso puede ser mediante el navegador o creando un acceso directo, desde estas dos opciones podremos utilizar la aplicación y la misma se adaptará a nuestro smartphone. El claro ejemplo de aplicaciones web para iOS es el navegador web Safari que cuenta con acceso directo en todos los móviles de Apple.

Aplicaciones híbridas

Las aplicaciones híbridas, como la palabra lo define, resulta de la combinación de las mejores características de cada una de las aplicaciones nombradas anteriormente, las nativas y las web apps.

Su desarrollo se da bajo el lenguaje HTML y CSS, lo que resulta en la posibilidad de utilizarlas desde cualquier smartphone sin importar su sistema operativo. Las aplicaciones híbridas se encuentran en la tienda y su funcionamiento es mucho más eficiente y completo que las web apps.

Como características sobresalientes, desde la fase de desarrollo se implementa la capacidad de integrarse con las herramientas que ofrecen las apps nativas.

Tipos de sistemas operativos para smartphones

Se puede entender a los Sistemas Operativos como aquel sistema encargado de administrar el hardware de los diferentes equipos o dispositivos existentes, entre ellos los smartphones.

Los sistemas operativos móviles centran su enfoque en la movilidad, la conectividad inalámbrica y la administración eficaz del procesamiento y almacenamiento. También manejan el consumo de la energía del smartphone.

El tipo de sistema operativo varía según la compañía que lo desarrolla, el modelo de smartphone que tenemos y la empresa que lo fabrica. Existen cientos diferentes, pero centraremos nuestra explicación en los más utilizados a nivel mundial.

Android

Es el sistema operativo móvil más utilizado del mundo. Android es de código abierto y se encuentra a disposición de cualquier fabricante que quiera utilizarlo en sus smartphones.

El código abierto hace que cualquier persona con conocimiento sobre desarrollo y programación pueda modificarlo. Entre sus principales características presenta un amplio catálogo de aplicaciones, función de multitarea de aplicaciones y una sincronización perfecta con los ordenadores de sobre mesa o portátiles.

La tienda de aplicaciones de Android Play Store cuenta ya con más de 2,8 millones de apps, pero no te agobies te hemos hecha una lista de las mejores aplicaciones Android para que puedas elegir cuál se ajusta más a tu estilo de vida.

Artículos relacionados de Android:

Mejores juegos para Android

Aplicaciones de Twitter para Android

iOS

Se diferencia del resto de Sistemas Operativos móviles al ser cerrado. La empresa desarrolladora, Apple, no permite realizar cambios en el código. Tampoco se le otorgan licencias a tercero, quedando disponible solo para los dispositivos fabricados por la compañía.

Al ser un sistema cerrado se acortan las opciones para la personalización ha tan solo variar los ajustes por defecto que trae el Sistema Operativo. En su favor, podemos distinguir un sistema eficiente del consumo de la batería, multiplicidad de funciones, rapidez de ejecución y actualizaciones constantes.

En el caso de la App Store de Apple cuenta con más de 2,2 millones de aplicaciones para descargar y también te hemos preparado un listado de las mejores aplicaciones para iPhone que también te servirán para iPad o iPod en la mayoría de los casos.

Mejores aplicaciones de pago para iOS

Windows Phone

Desarrollado por uno de los gigantes de la informática, Microsoft, alcanza al 2,5% de los smartphone del mundo. Mayormente presente en los dispositivos fabricados por Nokia y HTC, sin dejar atrás a sus propias creaciones como la línea Lumia.

Destaca sobre los demás sistemas operativos por el diseño y la capacidad de personalización de la pantalla de inicio. Aunque cuenta con menos aplicaciones que sus competidores (iOS y Android), tendrás acceso a las desarrolladas por la compañía, entre ellas OneDrive y Skype.

BlackBerry

Tras el boom en su lanzamiento años atrás,  la compañía desarrolladora, Research In Motion Limited, no volvió a lograr la popularidad de esos tiempos. El cambio de teclado físico a táctil le costó millones de usuarios.

Sin embargo, con un código totalmente renovado, el Sistema Operativo lanzado por la compañía, BlackBerry 10, cuenta con una interfaz más fluida y un teclado completamente renovado. Al mejor estilo iOS, el código es cerrado y solo los dispositivos fabricados por la empresa pueden utilizarlo.

Otros

Los sistemas operativos móviles cuentan con una variedad poco conocida por los seguidores de la tecnología. Dependiendo la compañía que lo desarrolla, la empresa que comercializa los dispositivos y muchos otros factores, tenemos para elegir entre decenas de opciones.

La fundación Mozilla lanzó al mercado el FireFox OS, utilizado en la actualidad por Alcatel. También existen, basados en el sistema operativo de ordenador, Ubuntu, el Ubuntu Touch y el Tizen 2. Cambiando el código abierto que ofrecía Android, Xiaomi Tech lanzó el MIUI, un sistema operativo con cierto peso entre los smartphones actuales.

¿Qué necesito para descargar una aplicación móvil?

Si bien se puede dar por obvio, se necesita ser propietario de un dispositivo móvil, como puede ser un smartphone. El segundo requisito, y más importante, el dispositivo deberá contar con acceso a internet.

Para obtener acceso a internet podemos contratar un plan de datos de alguno de los paquetes que ofrece nuestra compañía de teléfono o bien establecer conexión a una red Wi-Fi.

Una vez conectado a internet debemos tener en cuenta que las tiendas varían según el sistema operativo con el que contamos. Para Android se llama Play Store, en Windows Phone será Marketplace y en iOS App Store.

Se requiere registro para utilizar las tiendas, pero una vez dentro de la misma será fácil e intuitivo el camino a seguir para lograr la descarga de la aplicación deseada. En las aplicaciones pagas se solicitará escoger medio de pago y completar formularios con información.

Diferencias entre las aplicaciones móviles y sitios web

Antes de iniciar con las diferencias, aclaramos que una aplicación móvil refiere a un programa que se descarga e instala directamente dentro del smartphone, y un sitio web para móviles es aquella página web con diseño y funciones adaptadas a los formatos que soporta un dispositivo móvil.

 

Las aplicaciones móviles requieren de una descarga previa, en tanto que para acceder a un sitio web se requiere de un navegador. Solo colocando la dirección URL de la página que queremos visitar y con conexión a internet mediante, logramos el acceso.

Las aplicaciones móviles se instalan en el smartphone del usuario con el fin de satisfacer una necesidad específica, volviéndose algo de uso frecuente. Por el contrario un sitio web está diseñado con el mismo fin que el de ordenador, variando el objetivo según la página que visitemos.

Otra diferencia marcada es la de las actualizaciones, ya que una actualización de un sitio web o cambio de diseño se realiza sin que el usuario lo sepa, mientras que en las aplicaciones móviles se requiere descargar el contenido nuevo con previa autorización del consumidor.

¿Cómo ganan dinero las aplicaciones gratis?

Cuando damos nuestro primer vistazo en la tienda de nuestro smartphone, App Store en el caso de iOS y Play Store para Android, nos encontramos con aplicaciones móviles tanto gratuitas como de pago, y lo primero que se viene a la mente es: ¿Cómo generan ingresos las aplicaciones gratuitas? Aquí daremos respuesta a la pregunta del millón.

Si bien obtener reconocimiento y muchos usuarios es algo que puede satisfacer las necesidades de algunas aplicaciones, ya que se puede tener como fin la promoción de la propia app y no la entrada de dinero, este es un caso en miles.

Uno de los métodos más utilizados por las aplicaciones gratuitas para generar ingresos es el modelo freemium. Son aplicaciones de descarga gratuita, pero se trata de una versión limitada. Cuentan con una opción de compra que desbloquea el acceso a todas las funciones que tiene la app.

Otra forma de ganar dinero son las compras dentro de la misma aplicación. El mejor ejemplo de ello son aquellos juegos gratis que cuentan con ofertas por paquetes que te simplifican la jugabilidad, ofreciendo monedas, energía u otro recurso valioso.

La publicidad dentro de las aplicaciones es también una de las formas más rentables y comunes de generar ingresos. Mientras que, un poco menos conocido, pero redituable, se encuentra el apoyo mediante patrocinio de un ente inversor o persona física.

¿A qué datos pueden acceder las apps de mi móvil?

Los días que corren no están siendo de los mejores en cuanto a la seguridad informática a nivel mundial, pero, siempre que uno esté atento y se informe de manera correcta, será un placer estar al día con la tecnología. La pregunta es: ¿Lees los permisos que te pide cada aplicación o simplemente pulsas aceptar?

La primera cuestión importante es que el usuario comúnmente descarga una aplicación en busca de una experiencia personalizada y acorde a sus requerimientos, por ello, para satisfacer esas necesidades, las aplicaciones necesitan parte de su información.

Hoy en día es moneda corriente que las aplicaciones pidan más datos de los que deberían para así venderlos en redes publicitarias. Entre la información más común está la edad, el sexo, dónde vives y cómo te comportas según la utilización que le das a la aplicación.

Si bien nos encontramos con aquellos permisos lógicos e imprescindibles como los que piden los mapas y el GPS o la aplicación de llamadas que obligatoriamente para funcionar necesitará acceso a la lista de contactos. También existen aquellas que se aprovechan del usuario.

Los ejemplos para las aplicaciones que piden más datos de los que son necesarios para su funcionamiento se ven a diario, incluso entre las más populares. Podrán pedir información que resulta obsoleta para su funcionamiento, tal es el caso de linternas o juegos que piden acceso a historiales, ubicación, información sobre la conexión Wi-Fi y registro de llamadas.

 El punto a favor para dichas aplicaciones es que nada de lo que realizan es ilegal, puesto que piden permiso para acceder a esos datos que están dentro de tu smartphone, así la última palabra queda en manos del usuario.

El uso más común de nuestra información es la creación de perfiles con nuestros datos y posterior venta a las redes publicitarias, pero también se encuentran aquellas aplicaciones que instalan malware en nuestro smartphone.

Otro de los casos más recurrentes de la parte oscura de los permisos es el del acceso al registro de llamadas, desde allí podrán suscribirnos a cualquier servicio de mensajería premium y recibiremos mensajes de pago automáticos cada cierto periodo de tiempo.

Tiempo atrás Google creó una lista en donde se podía identificar qué datos consultaban las aplicaciones. Los más llamativos son: Revisar el historial y los marcadores del navegador web, modificar la lista de contactos, acceder al registro de llamadas y leer y editar mensajes.

No hay que vivir con paranoia, de hecho, según informes de reconocidas empresas, las aplicaciones más utilizadas a nivel mundial como Facebook, Instagram y WhatsApp no acceden a información fuera de lo común. De igual manera se recomienda leer antes de otorgar cualquier permiso.

¿Cómo averiguar los permisos de una aplicación?

Antes de la descarga de la aplicación aparecerá en la pantalla de nuestro smartphone una ventana que nos pedirá nuestra aprobación para acceder a cierta lista de permisos. Allí, tenemos la primera oportunidad de conocer los permisos que tiene una aplicación.

La segunda opción será luego de haber cedido los permisos. Siempre hay una solución para los errores. En el caso de los dispositivos con iOS tendrás que ir al menú “Ajustes” y luego “Privacidad”. Dicho apartado mostrará una lista de permisos y al apretar cada uno te dirá que aplicaciones tienen acceso.

Para los usuarios de otros sistemas operativos las opciones serán diferentes, pero similares en cuanto a la facilidad de encontrar los permisos de las aplicaciones. Dentro de Android, por ejemplo, se encuentra en “Ajustes”, “Aplicaciones”, “Opciones avanzadas” y por ultimo “Permiso de aplicaciones”.

Será el mismo método que para iOS, tendrás una lista de permisos, y al seleccionar uno por uno te aparecerán las aplicaciones tienen permiso para acceder a ese dato. En caso de querer denegar el acceso podrás hacerlo, pero ten presente que las aplicaciones utilizan la mayoría de los permisos para poder funcionar correctamente.

¿Por qué necesitan saber mi ubicación?

Todas las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro smartphone, hasta las que vienen con él de fábrica, tienen acceso a ciertos permisos dentro de nuestro dispositivo. La mayoría de ellas los utilizan para poder cumplir su función de manera eficaz.

Los permisos otorgados le permiten a la aplicación acceder a ciertos componentes del hardware y software de nuestro smartphone. En la mayoría de los casos si una aplicación no tiene acceso a todos los permisos que pidió en su momento, no cumplirá el 100% de sus funciones.

En muchos casos es conveniente para el usuario tomarse un tiempo para pensar por qué descargó una aplicación y que espera obtener con ella. De esa manera podrá saber qué permisos otorgarle y cuales otros denegar.

Entre los permisos más pedidos por las aplicaciones se encuentra el acceso a la ubicación de nuestro smartphone. En la mayoría de casos el pedido se hace para que la aplicación funcione de manera eficiente, como en los mapas y GPS.

La ubicación se convierte en información vital para aquellas aplicaciones en las cuales su servicio depende directamente de dónde se encuentra el usuario, entre las más reconocidas se encuentran Google Maps y Waze.

Es importante tener presente que la ubicación es un dato relevante para las publicidades que nos aparecen, por lo que debemos tener cuidado a quien damos permiso de conocerla. Debemos pensar si es necesario o no ceder dicha información a una aplicación para la cual el dato de la ubicación no interfiere en sus funcionalidades.

La importancia de actualizar las aplicaciones

Seguro que en algún momento donde se comenzó a actualizar una aplicación de manera automática te preguntaste: ¿Por qué debo actualizar las aplicaciones de mi smartphone? Las razones son diversas, pero el fin es el beneficio del usuario.

La primera razón, y de seguro más importante para muchos, porque refiere al tema de la seguridad, es que una aplicación actualizada baja considerablemente el riesgo de ser atacada y la vulnerabilidad ante todo tipo de piratas informáticos.

Es común que las actualizaciones traigan completamente solucionados algunos problemas que en versiones anteriores solían ser amenazas para los usuarios, como el robo de datos personales o los virus infecciosos.

Desde el punto de vista de los desarrolladores y el trabajo que llevan a cabo, cada actualización conlleva la reparación de los fallos y problemas que afectan al usuario. Para ello se debe retocar el código de la aplicación.

Siguiendo con el labor de los desarrolladores e incrementado el beneficio que se obtiene al mantener las aplicaciones actualizadas, es muy común que con cada actualización se incorporen nuevas funciones y características o se mejoren las ya existentes dentro de la aplicación.

Otro de los beneficios refiere a un concepto visual y estético. Cuando se aplica una actualización grande o una renovación de imagen, las aplicaciones traen cambios innovadores en la interfaz gráfica, lo que no solo atrae visualmente al usuario, sino que tiene el objetivo de facilitarle la navegación.

¿Son fiables los comentarios?

A menudo nos encontramos dentro de la tienda en busca de una aplicación que sirva para pasar el tiempo libre, ayudarnos con un objetivo específico o gestionar nuestro tiempo.

Al llegar mediante un interés particular que ha surgido, llega el momento concreto donde la búsqueda da con un resultado que nos llama la atención. Allí entra en juego un nuevo factor, las valoraciones y los comentarios de los demás usuarios.

Lo mejor que puede pasar en un escenario de buena fe es que la aplicación simplemente no cumpla su función o no llegue a colmar nuestras expectativas. En tal caso, se procede a desinstalarla y problema resuelto.

Pero no todo es color de rosa en el mundo de los smartphones y las aplicaciones. También existe el software malicioso, que se refiere a aquella aplicación infectada con un virus que, al bajarla, dañará nuestro sistema. Por eso, los comentarios y las valoraciones, ayudarán a evitar ciertos escenarios desfavorables para el usuario.

A pesar de ser una fuente valida a tener en cuenta antes de descargar una aplicación, los comentarios pueden ser escritos por gente que no la utilizó, sumado a los ya conocidos “trolls” y a gran parte del público quienes desconocen realmente cómo analizar una aplicación antes de comentar.

Pueden llegar a ser una más de las fuentes, pero no la única. No son acertados y no cuentan con un criterio de base alto, aunque existen ciertos comentarios con un nivel de conocimiento superior a la media y ayudan realmente a decidir por si o por no con razones que se implican directamente al uso de la aplicación y lo que el usuario puede esperar de la misma.

En tal caso, para cerrar con una conclusión, si debemos fijarnos en los comentarios, pero no tomarlo como la única fuente o una fuente concreta de información, teniendo en cuenta que cualquier persona tiene acceso a publicar su comentario.

La mejor opción, teniendo en cuenta lo que implica todo el proceso de selección de una aplicación, es consultar en sitios webs específicos de la temática y así conocer la opinión de los expertos en el tema.

¿En qué fijarse antes de descargar una aplicación?

Si bien en el apartado anterior hicimos una especie de respuesta a esta pregunta, merece una explicación más larga y diversas opciones, ya que decidir tener una aplicación u otra cambia mucho el valor de un smartphone en nuestro día a día.

La falta de una aplicación con funciones que se adecuen a nuestra rutina diaria, o por el contrario, la presencia de una que nos acompañe y facilite la gestión de nuestro tiempo y agenda, cambiará completamente nuestra visión y uso de los smartphones.

Por eso es de vital importancia el proceso de selección de una aplicación. Se debe tomar, de manera casi obligatoria, un tiempo prologando para leer y conocer diversas opiniones antes de elegir descargar una aplicación.

Las valoraciones y comentarios de los usuarios serán de fácil acceso pero generarán una información de dudosa procedencia. Por lo tanto, nunca deberá ser nuestra fuente primaria de consulta.

Las redes sociales y las opiniones durante las reuniones de amigos también podrán ser tenidas en cuenta, aunque en una menor medida ya que no se trata de la palabra de un especialista en la temática.

Los sitios webs, tanto portales como foros de consulta, que estén dedicados al tema serán nuestra fuente primaria y más confiable de información a la hora de decidir que aplicación descargar en nuestro smartphone.

Podremos entablar conversación, o en su defecto leer, la opinión de gente experimentada en la temática y expertos del mundo de los smartphones y las aplicaciones.

Así mismo, como otra fuente con alta autoridad en el tema, se puede utilizar la radio. Es normal hoy en día que se debatan temas tecnológicos y haya programas enteros dedicados a ello. Tan solo es llamar y preguntar, los especialistas darán la respuesta.

¿Cómo puedo evitar que mis hijos utilicen algunas aplicaciones?

Si bien el avance de la tecnología genera muy buenas sensaciones a lo largo y ancho del mundo, también tiene factores claves que lo hacen un tema de sensibilidad dentro de la sociedad. Uno de ellos es el control que se debe tener para con los hijos y el uso del smartphone.

Bienvenidas las nuevas generaciones, que según estudios, utilizan la tecnología mucho mejor que los adultos. Pero ¿Hasta qué punto es esto una virtud? Dependerá del cuidado con el que cuente el pequeño.

Es claro que, a pesar de ser una cualidad buena de las generaciones jóvenes, resulta llamativo y requiere mucho cuidado de los adultos. Los niños estarán expuestos a riesgos grandes como el contacto con personas inapropiadas y la visualización de contendidos no recomendables y no aptos para su edad.

La misma tecnología tiene la capacidad de auto regularse y así resultar en pleno beneficio para todos. Mediante diversos mecanismos nos permitirá vigilar y supervisar la actividad de nuestros hijos y permitir o denegar acceso a ciertas aplicaciones en sus smartphones.

Se debe destacar que las versiones más nuevas de los smartphones y algunas ya un tanto viejas como el iPhone 5s, cuentan con acceso a un sistema de control y restricción parental. Dentro de ellos se encuentran funciones para limitar las horas de conexión y restringir el acceso a ciertos contenidos.

Otro de los métodos más comunes para controlar el uso de los smartphones en niños y niñas es el de las aplicaciones. Existen en gran variedad, y hay tanto de pago como gratuitas. Tienen funciones y características diferentes pero todas cumplen la misma misión, proteger a nuestros hijos.

Entre las aplicaciones que cumplen la función de evitar que nuestros hijos se encuentren con algo no deseado y aceptable para su edad, podemos destacar a los navegadores de internet alternativos que están pensados específicamente para los niños, como es el caso del Mobicip Safe Browser, disponible para iOS de manera gratuita.

Una de las más utilizadas es Qustodio, que se encuentra disponible para Android e iOS de manera gratuita y nos permite supervisar las actividades que llevan a cabo nuestros hijos y denegarles acceso a contenidos.